Not sure what program is right for you? Click Here
CIEE

© 2011. All Rights Reserved.

Study Abroad in

Back to Program Back to Blog Home

« Cambio de mentalidad | Main | Culture Shock: What Does It Really Mean? »

04/20/2013

Sevilla, mi amor.

This post is by Maria Heath, a Comparative Literature major student at Beloit College. During the spring 2013 semester she is participating in the CIEE Liberal Arts program.

Para mí, el horario del lunes es ridículo. Tengo todas mis clases y, además, una clase de baile, así que cada lunes por la noche estoy agotada. Pero cada lunes, durante mi camino de media hora andando para mi casa, no puedo evitar sonreír.

Sevilla es una ciudad bellísima, mezcla perfecta de modernidad e historia. Aunque las calles serpenteantes del Centro pueden resultar confusas durante las primeras semanas, muy fácilmente se es capaz de orientarse y disfrutar de pasear porque siempre hay algo interesante que encontrar. Hay plazas ocultas, tiendas llenas de cositas chulas y edificios viejos de estilos mudejares y moriscos. En particular, me encanta pasear durante la noche (justo antes de la cena) porque con toda la gente andando por las calles, todos los artistas tocando música en las plazas, y todas las luces cálidas brillando en el Río Guadalquivir, cada noche es de película. Y el tiempo siempre es buenísimo, incluso la lluvia, que convierte las calles en espejos y hace que bailen las palmeras.

Si esto es un día normal en Sevilla, imaginad como está la ciudad durante las fiestas. En las semanas antes de Semana Santa había una emoción palpable en la ciudad y todo el mundo estaba preparándose para esta celebración, una de las más importantes de todo el año en Sevilla. Se limpiaron las calles, se decoraron las iglesias y se vendían dulces especiales en las confiterías. Y cuando llegó el primer día de Semana Santa, el Domingo de Ramos, la ciudad se convirtió en un hervidero de actividad, todo el mundo actuando junto como si fueran una entidad. Miles de personas se congregaron en calles estrechas para ver las procesiones y yo, una extranjera, me perdí en una multitud de  sevillanos bien vestidos moviéndose en lo que a mí me parecía caos pero que, en realidad, era una organización formada en siglos de tradición. Aunque la experiencia era un poquito abrumadora para alguien que no la entendía bien, era también muy hermosa: una expresión pura de Sevilla.

Todo esto suena muy idílico y exagerado, lo sé, y al principio yo pensaba que estaba viendo la ciudad con los ojos de una turista y que dejaría pronto de ser un mundo de ensueño. Pero para mí no ha pasado así. He viajado mucho durante el semestre, con el programa y con amigas, pero no he encontrado otra ciudad que me inspire la misma emoción. Hay multitud de pueblos y ciudades en Andalucía con calles estrechas, fuentes grandes, plazas bonitas, catedrales impresionantes y arquitectura histórica, pero ninguno de ellos tiene la síntesis perfecta de grandeza e intimidad que tiene Sevilla. Durante las vacaciones  fui a Londres para visitar a una amiga, y Londres es una de las ciudades más importantes, más icónicas y más chulas del mundo, y de verdad fue un viaje magnifico, pero me alegró mucho volver a España porque Londres no tiene la personalidad que tiene Sevilla. No puedo explicar bien lo que siento cuando estoy en Sevilla, pero en no más que tres meses he tomado un cariño fuerte a la ciudad, algo muy impresionante para una chica como yo a la que normalmente no le gustan mucho las ciudades grandes. No sé cómo me sentiría si viviera en España durante muchos años, pero para un semestre, es la ciudad perfecta.

Ahora viene otra semana de festival, la Feria de Abril, y otra vez puedo sentir la emoción de la ciudad creciendo. El tiempo es perfecto, los vestidos de flamenca están preparados y estoy lista para otra semana de fiesta y otra oportunidad de conocer qué significa ser un sevillano. Solamente tengo unas pocas semanas más para disfrutar de este lugar magnifico, y tengo la intención de hacerlo con entusiasmo. Estudiar en España es la experiencia de mi vida y he elegido una ciudad que es una experiencia más grande que podría imaginar. Cuando vuelva a América podré decir que “Sevilla no me ha dejado” y, ¿quién sabe? Quizás algún día volveré aquí para estar otra vez en esta ciudad encantadora.


Comments

Feed You can follow this conversation by subscribing to the comment feed for this post.

Verify your Comment

Previewing your Comment

This is only a preview. Your comment has not yet been posted.

Working...
Your comment could not be posted. Error type:
Your comment has been posted. Post another comment

The letters and numbers you entered did not match the image. Please try again.

As a final step before posting your comment, enter the letters and numbers you see in the image below. This prevents automated programs from posting comments.

Having trouble reading this image? View an alternate.

Working...

Post a comment