Not sure what program is right for you? Click Here
CIEE

© 2011. All Rights Reserved.

Study Abroad in

Back to Program Back to Blog Home

22 posts from May 2011

05/26/2011

Premios Concurso Blog ALA

Enhorabuena a todos los premiados!!

Queremos recordar los premios y felicitarles una vez más, en nuestro blog están colgadas sus entradas para que le echéis un vistazo.

-Premio a la Mejor Historia de Mi Entorno: Lane Feler

-Premio a la Mejor Historia de Mi Vida Universitaria: Jake Savage

También teníamos otros premios que han quedado desiertos, así que CIEE ha querido premiar a la participación en este con curso a :

-Brittany Trevick

-Allison Ehrenreich

-Scott Garosshen

MUCHAS GRACIAS A TODOS POR VUESTRA ASISTENCIA A LA FIESTA.

HASTA PRONTO!!

Juli y Ale

05/23/2011

el cisma

Name: Scott Garosshen, Georgetown University

CIEE Seville: ALA.Seville   

Semester: Spring 2011

 

Oh mi querido Henry,

Siento haber estado tantos días sin conectarme, pero ya he encontrado piso y he estado poniendo en orden aquello; incluida una pequeña mudanza desde Jerez. 

Repasaré más despacio la bibliografía que me remites. También podremos hablar del Derecho Subjetivo y Objetivo.

Jueves próximo? Imagino que te refieres al próximo jueves día 17. Ok

A las 16 horas está perfecto. No obstante, quisiera sugerirte un cambio respecto del lugar de la cita: La Plaza del Duque (a continuación de la calle Sierpes y La Campana). Lo conoce todo el mundo. En el centro de la plaza hay una estatua erigida a Velázquez (pintor como sabes). Prefiero éste lugar para poder mostrarte mi nuevo barrio. Si prefieres a las 16,30, házmelo saber.

Que lo pases bien en Granada.

Saludos,

Henry

OHHHH Apreciado Henry,

Como se dice coloquialmente, "se me fue la olla" al dirigirme a mí mismo el correo.

Ok. El jueves 17 a las 16 horas en Plaza del Duque.

Te llevaré copia de mi carné y del acreditativo de mi condición de funcionario de carrera. Es el mejor modo para que todo el mundo esté tranquilo y podamos desarrollar nuestra sana amistad.


Un cordial saludo.
Henry.

(PD. Mañana miércoles empiezan con la pintura en casa.)

Hola Henry,

Ok. Lo cambiamos al domingo 27. Te parece bien a la 16,30 en la plaza siguiente a la Plaza del Duque?

Sé llama Plaza Gavidia, camino de  mi casa. Podemos merendar en la azotea de mi casa si nos apetece, pasando antes por el Museo de Bellas Artes que está un poco antes. En fin, como se nos ocurra.

La casa avanza significativamente. La verás mucho más vestida y amueblada.

Saludos,

Henry 

(PD. Me siento muy honrado de nuestra amistad. Es normal que se preocupe y en lo que a mí respecta, sabes que estoy a tu entera disposición.)

Apreciado Henry,

Me hubiera gustado proponerte vernos. Intuí, que ésta vez por cortesía prefirieras que fuera yo, quien sugiriera el encuentro.

No lo he hecho porque sigo liado con pormenores de la casa.  Proponme qué día de esta semana tomamos un batido.  Hay una exposición sobre pintura andaluza en el Bellas Artes. Bueno, lo que te planteaba como plan para nuestra anterior cita, que al final quedó en cocina.

Saludos,
Henry

Amigo mío,

Jejejeje...por todos los Dioses del Olimpo...como se te ocurre pensar que pudieras haberme ofendido...molestado...si eres la Cortesía personalizada. Soy yo quien debo reiterarte mis disculpas por retrasarme en la coordinación de nuestra anterior cita.

Bien, amigo Henry, si te he entendido bien sales viernes 15 y vuelves el Martes Santo 19; de modo que tenemos toda la Semana Santa para vernos...y comentar algunas cosas sobre Erasmo (refrescaré a través de internet algunas de las cuestiones más relevantes). Al respecto, merece de entrada mencionar la relevancia de su pensamiento en Tomás Moro en la Inglaterra de Enrique VIII y el Cisma consiguiente entre católicos y protestantes.

Lutero en Alemania, Tomás Moro, Erasmo y otros a través de su pensamiento representan el gran proceso de Reforma en la Iglesia y en la Europa de la época. Resultará convincente situar a Erasmo entre sus contemporáneos.

Feliz viaje y hasta la vuelta apreciado Henry,

Henry

Bienvenido mi querido Henry,
 
                Su traducción de la Biblia fue al latín-griego? No sé por qué, pero pensaba que la había traducido directamente al inglés. Igual alguien tradujo después partiendo de la versión de Erasmo. Supongo que sabes que toda la obra de Erasmo fue censurada en el Concilio de Trento, que dio inicio al proceso de Contrarreforma (reaccionaria?) frente a la reforma que representaba el luteranismo.  Entre otras cosas se reinstauró la Inquisición. En referido concilio tuvo una influencia destacada un español, el Cardenal Cisneros.

Desde luego que "el pensamiento humanista" de Erasmo y de toda Europa por su influencia representó una oleada de agua fresca en la anquilosada teocracia "apostólico-romana".

Me parece bien el sábado. Dado el límite horario, ¿qué tal si nos vemos, por ejemplo a las 16,30?. En cuanto al sitio y por aquello de la cortesía, habida cuenta que últimamente te has acercado tú a casa, ¿qué tal si nos vemos en el Café & Té (donde nos conocimos)?

Pues entonces, nos vemos allí,
Henry

[PD. Una curiosidad: Calculo que sabes que Erasmo escribió también una obra sobre el arte de educar a un Príncipe. Se refería a Carlos I de España y V de Alemania (Emperador). No solo Maquiavelo se preocupó por esta cuestión. Moro a su vez fue una especie de preceptor de Enrique de Inglaterra.  Encargarse de las facultades mentales de otro parece muy popular en aquella época.]

 Ok Henry,

Sí, lo que realmente quería resaltar es que es su versión de la Biblia, traducida al inglés, la que después tradujo Lutero al alemán (en definitiva su anhelo por acercar los textos sagrados al vulgo); así como la impronta de Erasmo en Lutero y Tomás Moro. Cierto que Erasmo no pretendía ningún Cisma en la Iglesia Romana, sino hacerla más humana (humanística). De ahí que se mantuviera neutral ante los inusuales intentos de Lutero por hacerle adalid de la nueva corriente, a lo que siempre se opuso Erasmo.

El Concilio de Trento dictó como única versión autorizada la Vulgata, desterrando de la "faz de la tierra" todas las demás.

Saludos y hasta mañana sábado (16,30) en C&T,

Henry

Querido Henry,

Haces bien en corregirme....al fin y al cabo tu eres él que ha estudiado la materia y tiene que examinarse. No sé por qué, pero tengo la impresión que debo darte la razón. Voy a intentar confirmarlo ahora, pero parece que Lutero traduce al alemán directamente de Erasmo. Mi dato impreciso es que Erasmo había traducido al inglés y ya me has corregido mi error.

En cuanto a nuestra cita mañana, siento mucho que tuvieras que cambiarla otra vez más pero lo entiendo bien, amigo mío.  Confieso que me siento un poco como Erasmito.  Pretendo sanear un Cisma que al final acabará con mi vida y la tuya.  Nos sepultará como locos denunciados por lo largo de la historia.  Pero ya está.  Algún día la fortuna sí favorecerá nuestra sana amistad y nos veremos.  Hasta entonces sigo escribiéndote.

Fielmente,

Henry

La farfulla de las fuentes

Name: Scott Garosshen, Georgetown University

CIEE Seville: ALA.Seville   

Semester: Spring 2011

 Caminaba con brío por los Jardines del Prado hablándome a mí mismo cuando eché un vistazo a la escuálida viejecita sentada en uno de los bancos a la izquierda.  Ella me atrajo la atención y preguntó algo, no pude oír qué.  Al acercarme unos pasos más me di cuenta de que sí me hablaba a mí, repitiéndome la misma pregunta. 

 —Perdón, ¿tienes…? 

No capté la última palabra. 

—¿Tengo qué?

—¡Fuego, fuego! —dijo, manoteando ferozmente un gran incendio en el aire—; ¿Tienes fuego?

 Debo apuntar que ella no tenía nada en las manos.

 El sol nos miraba con enojo desde arriba, su asalto impedido solo por un dosel fino de hojas verdes estratégicamente intercaladas.  El constante borboteo de las fuentes ahogó el grito de guerra de las brisas, dándoles lanzarnos oleada tras oleada de pelusa blanca y polen en la cara sin que uno supiera cerrar los ojos.  Del verde a mi derecha solo quedó polvo, su color o quemado o pisoteado hasta desvanecerse.

Pestañeé.  Miré sus manos; quedaron vacías.

 —¿Tienes un cigarrillo? —le dudé. 

—¿Para qué? —me clavó una mirada.

—¿Quieres fumar o quemar? —le respondí tembloroso. 

—¿A ti te importa?

 Muy despacio, poco a poco, di unos pasos hacia atrás.  Casi tropecé con el borde de la acera.  Casi me atropelló su mirada.  No me sentí seguro hasta que me había metido entre las fuentes todavía hirviendos.  Solo entonces le di la espalda.  A mi alrededor, todas las fuentes se callaron a la vez.  Di otra vuelta asustada más a mirar el banco en que ella había estado sentada.  Era tan vacío como habían estado sus manos.

Fuente scott 

Por dos, a lo mejor tres semanas no volví a verla.  Cada vez que pasé por el parque escudriñé con cautela los bancos, siempre esperando y temiendo que la encontrara de nuevo.  Nunca estuvo.  Pero tampoco dudé que había pasado.  La experiencia me había quemado la mente, dejando allí su marca, convirtiéndose rápidamente en un cuento tan vivaz como que no lo pudiera negar.  Casi asumió su propia vida. 

 

Porque ¿qué había querido ella?  ¿Qué fue que quiso hacer?  Ya cumplía con sus deseos el sol.  Ahora en el verano, ya estaba ardiendo todo.  No hacía falta un fuego más.  ¿Y por qué la obedecieron las fuentes?  O, y este pensamiento me preocupó aun más, quizá las fuentes la hubieran ahogado; allá el agua.  Lo cierto fue que cabían dos posibilidades: o se llevaba muy bien con el mundo o el mundo la intentaba echar para afuera.

Me di cuenta de cuál era al fin de esas semanas.  Caminaba despacio por el parque, esta vez callado, mientras que las fuentes seguían hablándose como (casi) siempre.  ¡No se podía vivir con tanto ruido!  Todos los otros días lo aguanté, pero hoy me oprimía.  Lo sentía como una manta empapada pegada a la cara.  No podía respirar mucho menos pensar.  Fue como si sus millones de cuentos susurrados a sí mismas no me dejaran vivir mi propio.  Como si intentaran sumergirme en los suyos.

Me acometió de pronto un fuerte deseo de destruirlas.  ¿Pero qué pensaba?  Siempre me había divertido de su susurro suavecito.  Estaba pensándolo demasiado.  Mejor que siguiera para no llegar tarde a clase. 

 Fue verdad.  Me había quedado solo unos pasos dentro del parque.  No me había movido desde hacía el párrafo anterior.  Me volvía loco.  Anda, cuanto antes saliera del parque, mejor. 

 Reempecé a caminar, pero no duró mucho.  Al llegar al banco no pude evitar notar que algo había cambiado.

Señal scott 

 

Alguien había puesto un letrero nuevo.  Podría jurar que no estaba antes.  Lo habría notado.  Cada vez que andaba por el parque miraba atentamente ese banco.  Cada día por todas las tres semanas pasadas.  En letra grande y negra anunció: "INCENDIO", negándolo en un azul y rojo vivo justo arriba.  O sea, "Desterrado el Incendio".  A mi alrededor borbollaban las fuentes.

Me incliné para examinarlo.  Parecía haber estado allí desde hace siempre.  Ya se desconchaban las etiquetas pegadas al palo.  El metal ya había perdido su esplendor.  Rayones y suciedad lo estropeaban todo, ya.  Sin saber por qué, extendí una mano y cuidadosamente tenté la superficie.  Fue gélida.

Flor scott 

Mi vida universitaria

Name: Allison Ehrenreich, Colby College

CIEE Seville: ALA.Seville   

Semester: Spring 2011

 

El primer día de clase. Otra vez, este mujer joven de 21 años fue seis, pero menos la confianza que tenía en mi primer día del secundario. Allí, tenía mi melliza como la promesa de una amiga, pero aquí, en España, no tenía nada. Yo estaba nerviosa. Y, para ser honesta, a punto de llorar en cualquier momento.

 

Mira, yo elegí a asistir mis clases universitarias en La Facultad de Comunicación, un edificio lejos de nada en el medio de La Cartuja, una zona comercial llena de construcción. Un mundo diferente de la antigua fabrica de tabaco, un estructura hermosa y llena de un historia rica, en el centro de la ciudad, y dónde todos mis amigos americanos tenían clases juntos…menos yo.

 

 Este primer día, yo creí que fuera la única estudiante extranjero en mi Facultad. Sentí sola y tenía miedo de abrir mi boca y mostrar al mundo mi bajo nivel de español. No fue muy bonita.

 

 Pero, el segundo día, algo mágico pasó. Yo decidí a preguntar una alumna en mi clase a ayudarme. Ella no pudiera mucho, porque también fue extranjera, y, como yo, tenía problemas en entender completamente claro lo que nuestro profesor había dicho. Aunque nunca aprendí lo que dijo, yo sí aprendí que no estaba sola. Con un poco mas confianza, yo encontré amigos en todos mis clases: franceses, mexicanos, y sí, por fin, españoles. Es muy bonito. Además, hablé con los profesores—todos muy simpáticos—para que presentarme y decir quién soy. Con el apoyo de ellos, y podía seguir con un poco más confianza.

 

Ahora, unos tres meses después, yo siento muy cómoda en la universidad. Estoy contenta que no tengo clases con otros americanos—tengo que practicar bien mi español y tenía que buscar amigos de otros países. Mi experiencia aquí en Sevilla se ha enriquecido por el riesgo que tomaba, y el temor que sentía, por aventurarme sola en mi primera semana en la universidad. No cambiaria nada. 

 

 

historia de mi vida universitaria

 

Name: Jake Savage, Tufts University Us

CIEE Seville: ALA.Seville   

Semester: Spring 2011

 

 

No es fácil asistir a la universidad adentro de un laberinto. Además de la confusión constante y la sensación eterna de haber perdido la orientación, miedo del Minotauro me pongo vigilante y me produce un poquito de desasosiego durante mi tiempo deambulando entre clases.

Quizás sólo es que tenga el peor sentido de orientación en el mundo, pero a pesar del tiempo que paso en la universidad cada semana, todavía no entiendo la distribución del gigante edificio principal.

Este edificio de la universidad está ubicado justo en el Centro de Sevilla, y alberga las facultades de geografía, historia, y filología. También llamada la Fábrica o la Tabacalera, ella fue construida como una fábrica de tabacos después de la llegada de los españoles a las Américas, y Sevilla tenía un monopolio sobre el tabaco entrando a Europa.

Cualquier guía bueno te explicará que la opera Carmen de Georges Bizet está basada en una mujer que trabajaba adentro; es uno de los hechos que vas a oír muchísimas veces si visitas a Sevilla. Pero lo que los guías no te mencionan—ni Bizet tampoco—es que si eres un estudiante, vas a pasar unas horas confusas adentro al principio de tu tiempo aquí.

Empecemos por los alrededores. La Fábrica está rodeado por un foso. ¿Me oyes? Un foso. No sé cuando era la ultima vez que asistías a una escuela con un foso, pero para mi esta es la primera. El foso da un aire de antigüedad a la Fábrica, un aspecto que es reflejado adentro también.

Al principio, la Tabacalera no parece muy confuso adentro. Hay pasillos anchos y rectos, patios centrales que funcionan como puntos de referencia, y una gran doble-escalera que se tuerce hacía el segundo piso. Pero si diverges un poquito del camino normal, vas a descubrir que nada es lo que parezca. Escaleras escondidas siguen a aulas desconocidas, y te juro que a veces se mudan a sitios nuevos como las escaleras adentro de Hogwarts en Harry Potter.

Hay múltiples aulas que se llaman “Aula Magna,” y múltiples conserjerías y secretarías también por cada una de las facultades. He pasado días enteros estudiando en bibliotecas que ya no existen cuando regreso el próximo día. He sentido totalmente perdido en un pasillo desconocido sólo para salir y descubrir que estoy justo dónde empecé.

Pero como cualquier otro desafío de la vida, hay una cierta curva de aprendizaje. Durante mi primera semana, sentía como si hubiera perdido mi sentido de orientación totalmente. Aún con un mapa, no podía encontrar las aulas de mis clases y llegaba tarde a ellas (junto con los demás de los españoles, por supuesto).

Después de una semana, sentí un poquito más cómodo adentro de la Fábrica; aún si todavía no había descubierto todos los secretos del laberinto, al menos había memorizado las rutas para llegar a todas mis clases.

Así que entré en la universidad con confianza el lunes de la segunda semana, y marché a mi primera clase. Cuando entré en la aula con aire de suficiencia, una chica de nuestro programa estaba sentada allí adentro. Me miró y dijo, “No sabía que fueras en esta clase.”

“Sí,” dije con satisfacción, “Aquí estoy.”

“Pero no estuviste aquí la semana pasada…” siguió.

“Sí, estuve aquí…” dije con menos confianza, mirando mis alrededores para asegurar que sí, había entrado en la aula correcta. Mientras la confusión crecía entre nosotros dos, un estudiante español finalmente nos dio ayuda: “Hombre, mira, no debes estar en esta clase. Estás en la clase después de esta, que empieza en una hora.”

            “¿Esta no es Arte y Sociedad?” pregunté. Los demás me miraron mientras negaban con las cabezas.

Pues, como dije, hay una curva de aprendizaje... 

 

05/20/2011

Goodbye Sevilla

Sara picture  
Name: Sara
CIEE Seville International Business and Culture Program
Spring: Spring 2011
Home School: Penn State University

It’s hard enough to understand Spanish or even more specifically Andalusian Spanish, but on top of Spanish and Andalusian Spanish, we have Señora Spanish. A special language it is. Not only do our señoras speak a completely different language that we don´t know, but they are true master workers of blending words together and deciding whenever they feel like it to cut out letters from the beginning, middle, or end of words. And the fact that when you ask them to repeat what they had just said, they still will say the same exact sentence, maybe a tad bit slower, but really, just louder. We went back and forth with the word azúcar many, many a time. Learning to communicate like that was something I have never done before. Thinking about how you could say something with limited words, tricking your brain, but somehow we manage to get our point across. I’m surprised we never had a puppet show or played Pictionary in our house. That’s pretty much what it came down to for the first 2 months.

     But even if I don’t understand everything, I’m proud to say I can hold my own at this point. I can sit with Pepi and have an honest conversation. I can go to the doctor and communicate with him as well. I might not have studied as much as I wanted to, or kept in touch with my intercambio like I should have, but I have learned and grown here. After taking three culture classes here, I have fallen in love with Spanish culture. The relationship and importance of family, the customs and traditions, the language; it is all bitter sweet to me. I’ve become very emotional already thinking about leaving. This city, our friends, I just can’t bear to go.

 

Continue reading "Goodbye Sevilla" »

NO8DOubts

Name:Marissa
CIEE Seville International Business and Culture
Semester: Spring 2011
Home School: Penn State University    

         I have spent a large part of the last twenty years of my life doubting myself.  I sat in class and wondered if I was smart enough.  I ran down the soccer field and wondered if I was talented enough.  I listened to my friend’s problems and wondered if the advice I gave was wise enough.  And sometimes, I just wondered if I was good enough.  I never fully believed in myself and my abilities, but it is just who I am and who, I thought, I always would be.

            On January 6, 2011 I embarked on a journey that would change me.  By no means am I a different person; I’ve just found something that has always been within me.  Confidence.  I could say there were several distinguishing moments in which I found a deeper assurance in myself.  It could have been when I ordered my favorite Starbucks drink in Spanish or when I translated for a woman who needed help.  Perhaps it was when I realized that I could conquer new countries armed with nothing but a map and a backpack.  Or maybe when I found myself surrounded by friends who make me laugh louder and smile bigger than I ever thought possible.  All of these things definitely had an impact on me, but the thing that contributed the most to my experience here in Spain was the relationship that I formed with my señora, Pepi.  This is a woman who has taught me many things.  Cheese has no cholesterol.  Bananas make you fat.  A beer a day keeps the doctor away.  And Barcelona will always have the best fútbol team.  However, she has been my teacher in so many other ways.

Continue reading "NO8DOubts" »

No Pasa Nada

Name: Liz
CIEE Seville International Business and Culture
Semester: Spring 2011
Home School: University of Minnesota-Twin Cities

When reflecting on my experience abroad, the most important thing I learned was how to relax. “No pasa nada,” or “don’t worry,” was the first phrase I learned, and it turned out to summarize my time in Seville. I experienced the epitome of this mindset during a day spent with four other Americans and seven Spaniards at a beach house in Puerto Santa Maria.

“We´ll pick you up at 10am.”

Okay, that probably means they’ll pick me up at 10:30. When 10:45 rolled around, I received a phone call saying, “We’re at your house.” I assumed that meant they were here. I walked down to their car and was greeted with besos.

“We’re going to have drinks. Our friends aren’t ready.”

“Won’t we be late?”

No pasa nada” ( Don’t worry)

The car ride was an experience itself. For 2 hours, we listened to flamenco remixed with techno, forgotten songs from the 90’s, and of course every song played at Buddah on Thursday nights. At one point, us Americans had to explain that the words to one song were actually “Barbara Streisand” and not “Bob is crazy.” The driving, however, was terrifying. Swerving through lanes, tailgating, and illegally parking at rest stops left me clutching the arm rest for a majority of the ride.

Continue reading "No Pasa Nada" »

05/19/2011

la educación: su valor relativo

Ayer, Manuela y yo sentaba en el sofá, totalmente agotadas gracias a nuestra batalla constante contra los mosquitos en la casa. Todavía  armada con un bote de insecticida en aerosol, Manuela empezó a hablar sobre el viaje que ella y Santiago hicieron por la mañana a Cadiz con un grupo y guía. Ella me confió que aunque sólo había asistido al colegio por dos meses cuando era niña, a ella le encantó aprender sobre todos los edificios que vio. La palabra “historia” es usada tan infrecuentemente en su vida que no pudo recordarla o no la supo para describir el género de enseñanza.  Su padre le enseñó a leer y escribir un poquito. Me recordó que ha trabajado oficialmente desde que tuvo diez y siete años, trabajando en vez de estudiando tanto como nosotros en los Estados Unidos.

 

Ella ha trabajado en hoteles y residencias por décadas pero nunca se ha quedado ni una noche sola en un hotel. Me mencionó  un  acuerdo con un grupo de viaje. Me preguntó si pensaba que 170 euro para cada persona era un precio bueno por un viaje de tres días en la Costa del Sol, incluso tres comidas cada día, transporte y un habitación en un hotel de 4 estrellas. Le dije que no estaba segura, pero me perecía bien. No podía pensar en eso, en realidad, porque todavía estaba tratando de comprender la revelación sobre su tiempo en el hotel pero nunca como huésped.

 

Me he dado cuenta que hay mucho que aceptamos y damos por hecho como normal en los Estados Unidos—viajes frecuentes quizás ser de mucho mundo o  más sofisticado, pero lo más importante, creo que nos hemos acercado a una mentalidad en que, sobre todo, la educación compuesta nuestro valor. A veces, me parece que existimos debajo de una nube de elitismo intelectual. Nuestro conocimiento y contribuciones o logros académicos determinan nuestras capacidades y posición eventual en la sociedad. Cuando completa mi educación en Georgetown, se espera  que vaya a trabajar por pocos años y avanzar a la próxima titulación, invirtiendo en saber para promoverme en el orden de la vida americana.

 

Damos mucho valor a educación. Tengo que mencionar, soy fan de la educación. Me encanta aprender. Soy curiosa por la naturaleza. Nada siente mejor para mi que cuando he demolido con éxito un trabajo de 15 páginas o conquistado el desafío más reciente presentado por el currículo de Georgetown. Siento agradecida cuando recuerdo varios hechos en una conversación intelectual. Y todavía,  los que no han tenido las mismas oportunidades que yo, ¿qué? ¿Cómo podemos superar la tendencia de juzgar a alguien basado en su nivel de educación?

 

Manuela es, sin duda, una de las personas más  de gran corazón que yo he tenido el placer de conocer. Ella es  amable,  consoladora, y feroz  en relación a lo que ella quiere: su familia, la playa, mirar a Santiago cocinando mientras ella se posa en el sofá. Ella es reina del castillo que ha construido, y la quiero por eso. Sin embargo, yo sé sin duda que aunque ella es totalmente normal en el contexto de España y quizás exitosa, en los EEUU no se le consideraría como tal. Su tiempo limpiando y cocinando en residencias llegaría a nada en los ojos de mucho americanos. La miro y veo a alguien quien se ha dedicado al trabajo y pienso en cómo, en los EEUU, esa única cosa podría escapar la atención.

 

Aquí, la educación no es primordial. No lo es todo. La gente no tienen las aspiraciones que yo asocio con los americanos de promoverse. Los españoles quieren una vida buena, no una extraordinaria. Son contentos con lo suficiente, no más, no menos. No necesitan años y años de educación para eso. Lo que es necesario es un poco de voluntad y trabajo. Mientras no pienso que puedo escapar la mentalidad con que yo he crecido, de verdad creo que esta opción español es viable, quizás llena de más satisfacción que conoceré en el futuro.

 

Esta perspectiva cambia lo que es más importante en la vida. Es menos complejo, menos agotador, menos estresante. Quizás es menos fascinante y cosecha menos beneficios. Pero esta cultura tiene mucha para ofrecer en términos de comprender el trabajo honesto, valorando todos (incluso los basureros con sus trajes fluorescentes). Eso, me gusta. Me gusta caminar por las calles y sentir como se me juzgan basado en mi comportamiento últimamente, no el hecho que hay un letrero en el frente que grita “GEORGETOWN.” Manuela aún no conoce lo que es Georgetown. Si supiera cuánto cuesta mi matrícula, no me creería. Mi familia sevillana sabe nada del hecho que fui una socia del Berkley Center, ni que tuve algunas de las calificaciones más altas de mi colegio, o que mi universidad es una de las mejores del país. Lo que saben, lo que les importa, es que yo trato a ellos con respecto, que yo me comporto decentemente, que les proveo la broma ocasional para dar la alegría sus días. Y son cosas que no puedo comprar con mi educación.

si pudiera empezar de nuevo...

Name: Brooke Prouty, Miami University

CIEE Seville: ALA.Seville   

Semester: Spring 2011

Si pudiera empezar el semestre otra vez…

Haría muchas cosas de la misma manera

Intentaría conocer a más gente sevillana e intentaría participar más en la vida aquí

Hablaría más con los estudiantes españoles en mis clases

Comenzaría a tomar clases de sevillanas antes

Viajaría menos al principio del programa y más al fin, perdí tiempo importante en Sevilla, tiempo que hubiera podido usar para conocer mejor a mi familia anfitriona y alumnos en mi clase

Usaría menos internet